PRODUCTOS

Rahat Lokum / Turkish Delight

 

 Dice una leyenda turca que hace al menos 230 años, un sultán del país reunió a todos los expertos en confitería de su reino y les pidió que crearan un dulce único, tan bello como una joya, para añadirlo a su famosa colección de recetas secretas.

 

Después de una cuidadosa investigación culinaria, nació el Rahat lokum o delicia turca, un dulce tradicional del tipo de caramelo blando, el cual suele estar cubierto con una capa de harina fina, azúcar glas o azúcar en polvo. Así llegó a todos los rincones del imperio otomano, aunque fue Estambul la casa de la primera tienda que empezó a ofrecerlo.

 

El turkish delight -como se le conoce en Europa- es una confitura hecha a base de almidón, azúcar, miel o melaza , con sabores de fruta comúnmente, aunque puede llevar esencias de flores. En México está presente gracias a SHIFA TURKISH DELIGHT, productora de la confitura desde el año 2014, con las recetas originales y con la fusión de sabores mexicanos.

 

Los sabores de nuestras confituras son : café turco, manzana, granada, piña, coco, arándano, plátano, mango, menta, tequila, jamaica, fresa, mandarina, naranja, rosa, pistache, almendra, avellana, nuez, cereza con pistaches y natural. ¡Un delicioso postre nevado de azúcar glas que podría ser incluido en los regalos más entrañables!

Para la elaboración de nuestros productos usamos ingredientes turcos (esencias de menta, rosa, manzana, coco y café turco original) y mexicanos; jugos de frutas para algunas confituras, semillas mexicanas y de importación como nueces, avellanas y almendras. No utilizamos ningún producto de origen animal, así como tampoco glucosa, fructuosa, grenetina o algún aglutinante artificial. Utilizamos azúcar blanca para cumplir con las necesidades de la elaboración del producto, por las cualidades que ofrece para la consistencia, por ello nuestros dulces son 100% orgánicos y saludables.

Baklava

 

El Baklava es un pastelito dorado bañado en miel o almíbar que apenas cabe en la palma de la mano; está hecho con varias capas de pasta filo y muchas etapas de la historia de Medio Oriente, más o menos desde el Siglo VII a. de C.  Así es, los especialistas nos dicen que su receta  guarda en su significado siglos de sabores combinados con nueces y pistaches, horneados sobre madera  para ocasiones y personajes muy especiales.

 

Los historiadores sostienen que los griegos que viajaban a Mesopotamia descubrieron recetas elaboradas con masa, las cuales estudiaron hasta crear una técnica para amasar una pasta hasta lograr que tuviera el grosor de una hoja, similar al pan que se preparaba en Siria. Dicen que así fue que surgió un pan formado con 33 capas de masa, en referencia a los  años de vida de Cristo en la tierra.

 

Sin embargo, fue en el Siglo XV cuando ante la conquista de Constantinopla, el imperio otomano llevó a todos los territorios que iba ganando  las delicias de las cocinas del Palacio Imperial, el cenit culinario de todo el imperio.

 

Los orígenes de la receta del Baklava se discuten  desde ese momento, aunque las evidencias le han permitido  demostrar  a los investigadores que las capas de masa fueron creadas por los turcos en Asia central, ahí es donde argumentan que se encuentra el "enlace perdido" entre las capas de masa (que no incluye nueces) y las moderna pasta filo preparada con nueces que constituyen el moderno baklava.

 

Aunque usted no lo crea, este tema ha sido la causa de grandes discusiones, hay quienes aseguran que la palabra Baklava es de origen mongol  y que la receta pertenece a la dinastía Yuan, y por otro lado siempre ha sido motivo de disgusto entre Grecia y Turquía (quienes estuvieron a punto de tener  su propia guerra de pasteles o “baklavas”, por el reconocimiento de su autoría).

Lo que se afirma hoy en día es que el proceso del dulce ocurrió en las  cocinas del Palacio de Topkapi, donde hasta gozó de una celebración anual organizada por los jenízaros llamada: Baklava Alayı.

 

En fin, este postre de forma rectangular ha sido tan querido  que ya es conocido mundialmente, y ya sea que esté relleno de nueces, chocolate, pistaches, dátiles, queso…por nombrar algunos suculentos ingredientes, es el pastel TRADICIONAL DE TURQUÍA.

 

Así es, incluso el "Antep baklavası" o sea "Baklava de (la ciudad de Gazi) Antep"  es el primer producto alimenticio en ser reconocido y registrado por la Comisión europea, y cada año se rompen récords mundiales en la preparación del baklava más grande del mundo.

 

Así que como hemos leído, hoy en día el Baklava es la máxima referencia del esplendor de la cocina oriental,  de los gustos  imperiales  de sultanes y golosos.

Dedo de Novia (Büzme)

 

El nombre en turco de este pastelito es büzme, un rollo de pasta fila dorada, relleno de nueces o pistaches, bañado en almíbar.

 

Como sabemos, la historia de la masa con la que se elabora la pasta fila (phillo) nació hace muchos siglos, por ello su arribo a las cocinas de Medio Oriente se fue dando con las invasiones y con la expansión de los imperios.

 

Se reconoce al “Dedo de novia” como un postre de origen árabe, cuyos nombres, ingredientes y elaboración puede variar. Es conocido en Turquía como “büzme”, aunque se dice que ciertamente es de origen libanés, del centro de Beirut, por ello su nombre también puede ser “Dedos de gacela” o “Dedo de Zainab”. Se prepara con queso, requesón, nueces, cacahuate y pistaches, incluso puede usarse pasta de hojaldre en lugar de pasta fila.

 

El “Dedo de novia” puede ser elaborado con sémola, almendras, leche, agua de azahar, de rosas, miel, almíbar y limón. Nosotros cocinamos el estilo que se prepara en Turquía, el cual lleva mantequilla, pistaches o nueces, pasta fila y almíbar. ¡Todo un manjar para acompañar un delicioso café turco!